Ir al contenido principal de la página

INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS. METABOLICAS

Noviembre de 2022

INTOLERANCIA METABOLICAS

Ocurren por el déficit de ciertas sustancias (principalmente enzimáticas) necesarias para el proceso de digestión, absorción o utilización de un alimento. La reacción adversa suele ocurrir por la presencia de la sustancia que causa el problema, independientemente de su acción farmacológica sobre algún tejido o receptor. 


Intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche)

Es una intolerancia muy frecuente y se produce por un déficit enzimático (lactasa). Cuando la actividad de esta enzima es muy baja, no se puede digerir la lactosa por lo que pasa al intestino grueso y es fermentada por las bacterias de la microbiota intestinal. Esto puede producir dolor abdominal, flatulencia y diarrea.

La cantidad de lactosa que produce los síntomas varía según la actividad de la lactasa, por lo que algunos pacientes toleran pequeñas cantidades de alimentos con lactosa.


Intolerancia a la lactosa

No hay que confundirla con la alergia o enteropatía (alergia no IgE mediada) a proteínas de leche de vaca. La alergia implica una reacción de defensa del sistema inmunológico mediada o no, por IgE contra ciertos tipos de proteínas como: alfa-lactoalbúmina, beta-lactoglobulina y caseína; y que pueden ocasionar desde síntomas en la piel como urticaria, síntomas digestivos como vómitos o incluso reacciones alérgicas graves como anafilaxia.

Una persona con alergia a proteínas de leche de vaca podría consumir lactosa, de no ser porque ésta, al ser extraída de la leche, suele arrastrar restos de proteína láctea y puede causarle reacción alérgica.

En la intolerancia a la lactosa existe un aumento de esta a nivel intestinal, lo que ocasiona mayor secreción de líquido hacia la luz intestinal como consecuencia del efecto osmótico del disacárido, lo que puede causar diarrea. Posteriormente, al llegar al colon, la lactosa digerida por las bacterias saprofitas origina diversos ácidos orgánicos y gases que condicionan la aparición de flatulencia, dolor abdominal y molestias en la defecación


INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA

Se produce por la ausencia de las enzimas que hidrolizan la fructosa y la sacarosa (fructasa y sacarasa) estos azúcares están presentes en frutas y zumos o cereales. Se manifiesta clínicamente por vómitos, ictericia, hepatomegalia, irritabilidad y en algunos casos puede manifestarse con convulsiones. Requiere una dieta sin fructosa, sacarosa y sorbitol.

Es un síndrome muy frecuente, pero claramente infradiagnosticado. El test de hidrógeno y metano espirado se puede considerar como la mejor prueba para el diagnóstico. Es una prueba funcional que evalúa la presencia de malabsorción y la clínica asociada, permitiéndonos establecer el diagnóstico de intolerancia. La prueba de curva de glucemia tras la administración de fructosa también puede ser útil, si bien es menos específica, más costosa y molesta para el paciente al requerir muestra de sangre antes de la sobrecarga y cada media hora durante las siguientes 2 o 3 horas. La biopsia intestinal y el estudio genético de momento no tienen utilidad en el diagnóstico de este trastorno.

Secured By Sectigo Secured By Sectigo
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. (por ejemplo, páginas visitadas).

Puede obtener más información y configurar sus preferencias AQUÍ..
Ocultar este mensajeOcultar este mensaje